Durante las últimas semanas, los miembros de NextGear Capital han buscado maneras de apoyar a sus familias, amigos y comunidades a través de la pandemia actual. Con todas las noticias negativas por ahí afuera, queremos compartir algunas de sus historias y traerte algunas “buenas noticias” para mostrar cómo estamos juntos en todo esto.  

Haciendo lo Correcto, Siempre 

Dos semanas antes de que el brote de COVID-19 forzara a muchos negocios a requerir que sus empleados trabajaran de la casa, el distribuidor de I-35 Credit Auto Tyson Heltzen ya había mandado a sus 15 empleados a casa. Entonces cerró completamente su concesionario por 30 días por la preocupación de la seguridad tanto de sus empleados como la de sus clientes. Heltzen también se aseguró de que no solo sus empleados continuarían cobrando durante ese tiempo, también les dio $250 adicionales y les compró suministros que incluían vitaminas para ayudar a mantener a sus familias saludables. Continuó estando en contacto cada semana, asegurándose que estuvieran todos bien aún. Cuando decidió que ya era bastante seguro, Heltzen lentamente comenzó a permitirle a los mecánicos a retornar al trabajo uno a la vez, pero mantuvo el concesionario cerrado por unas semanas más. Ahora que el concesionario ha abierto nuevamente, continúa tomando precauciones extra, limitando las áreas que sus clientes y equipo están permitidos accesar y asegurándose que utilicen mascarillas y guantes. Heltzen continúa dando la milla extra cuidando a sus empleados y manteniendo a sus clientes seguros.

Construyendo hacia un nuevo futuro 

Kathy Ward ha corrido exitosamente Ward Motor Company en Amarillo, Texas desde el 2001 y había comenzado la construcción de su nuevo edificio cuando llegó la pandemia. En vez de desanimarse, hizo lo mejor que pudo con la situación. Antes de que subiera la plancha de yeso, Ward invitó a sus clientes de toda la vida que siempre habían sido solidarios a venir al nuevo edificio y escribir escrituras en los postes para que siempre formaran parte del edificio. 

Ward también continúa apoyando 2 grupos militares de los que forma parteMilitary Moms of Fort Jackson and Military Parents Operation Support. Junto con otros miembros, Ward le envía cartas y paquetes de cuidado a miembros activos del servicio militar, los cuales están enfrentando retos especiales, incluyendo más tiempo en sus “deployments” debido a la pandemia.

 

Creando trabajos en Puerto Rico 

Carlos Muñiz, un Especialista de Garantías en el Campo, ha dado de vuelta a su comunidad al proveerle trabajo a estudiantes universitarios que han perdido sus trabajos por la pandemia del COVID-19. Junto con su esposa Zacha, una Especialista de Contenido Bilingüe, le han provisto ingresos a aproximadamente 10 estudiantes de la Universidad de Puerto Rico. Puerto Rico ha tenido uno de los cierres más estrictos en los Estados Unidos, incluyendo un toque de queda a las 7:00 pm desde mediados de marzo. El cierre de negocios causó el desempleo de muchos de los habitantes de la isla, incluyendo esos estudiantes que trabajaban a tiempo parcial para poder costear su alimentación y hospedaje. Gracias a los esfuerzos de la familia Muñiz, al menos 10 estudiantes universitarios han podido mantener un empleo a tiempo parcial sustentable, trabajando en la agricultura, mientras que continúan manteniéndose, tanto ellos como sus seres queridos, seguros al practicar el distanciamiento social.